Se trata de Ben Wilmot, central inglés de 18 años que actualmente milita en el Stevenage, equipo de la League Two, la cuarta división de Inglaterra. Según Daily Star, las actuaciones del futbolista han sorprendido tan buenas que se han considerado impropias de un futbolista tan joven. Es por este motivo por que Liverpool y Tottenham estaría en la pelea del defensor cuyo contrato expira en 2018 y que parece que será incapaz de tener el modesto equipo al que pertenece.

Wilmot firmó su primer contrato profesional en abril y, en su corta trayectoria como profesional, ha cautivado intereses de numerosos clubes. Según el medio, hasta 30 ojeadores se presentaron en un choque contra el equipo Sub-21 del Brighton para verle jugar.