El FC Barcelona sigue mostrando todo su empeño en certificar la renovación de Samuel Umtiti antes del término de la temporada. Desde el cuadro azulgrana saben que llegar en sus actuales condiciones al mercado le convierte en un serio objetivo para gran cantidad de clubes, por lo que trata de acercar posturas en un acuerdo que aún no se ha alcanzado.

Según Mundo Deportivo, los dos apartados que marcan las diferencias son la cláusula, con un FC Barcelona que reclama un aumento hasta los 250 M€, y el salario, puesto que el francés quiere avanzar posiciones en el escalafón salarial, algo que el club está dispuesto a cumplir pero hasta cierto punto, sin realizar un disparate. Por lo tanto, limar las asperezas en estos dos puntos resulta la clave para que el nuevo acuerdo se firme y se haga pública la continuidad del futbolista, apostando en la operación por la figura de Robert Fernández para que esto se cumpla.