Llegado el pasado verano después de hacer historia en las filas de un Chelsea cuyos colores defendió durante 18 años, el veterano central inglés John Terry se ha convertido en pieza clave en un Aston Villa con el que espera regresar a la Premier League a final de temporada. Así, después de recibir ofertas por varios conjuntos, el futbolista de 36 años decidió continuar en Inglaterra y aceptar la oferta de la escuadra de Birmingham.

Y lo cierto es que esta oferta tiene algunos detalles que terminaron de seducir al futbolista. Y es que según destaca el diario Marca, el jugador firmó en su contrato el tener tres días libres a la semana. A fin de no perder la forma, el jugador aprovecha para entrenarse frecuentemente con el Chelsea, por lo que es habitual verle por Cobham.