Cada vez más cristalina es el futuro de un Dani García que seguirá los pasos de Eneko Bóveda antaño y, más recientemente, de Ander Capa, comprometiéndose con el Athletic Club al término de su vínculo contractual con el Eibar, cosa que ocurrirá el próximo 30 de junio.

Según publica El Correo, el acuerdo entre ambas partes está prácticamente sellado, donde el futbolista pasaría a formar parte de la disciplina rojiblanca por tres temporadas con opción a una cuarta, suponiendo así un gran refuerzo para la falta de fútbol que ha tenido esta campaña el centro del campo bilbaíno. Una pieza irremplazable para el cuadro armero que trabajará para que su pérdida pase desapercibida, algo que se antoja realmente difícil.