«Después de unos días de estar en casa con mi familia he tenido la oportunidad de recuperar la calma y de reflexionar sobre la realidad de lo que sucedió en el partido Italia-Uruguay celebrado el 24 de junio de 2014.

Con independencia de las polémicas y de las declaraciones contradictorias que se han producido durante estos días, todo ello sin haber querido interferir en el buen hacer de mi selección, lo cierto es que mi compañero de profesión Giorgio Chiellini sufrió en el lance que tuvo conmigo los efectos físicos de un mordisco y por ello: 1. Me arrepiento profundamente. 2. Pido perdón a Giorgio Chiellini y a toda la familia del fútbol. 3. Me comprometo públicamente a que nunca volverá a ocurrir un incidente como este con mi intervención. Montevideo a, 30 de junio de 2014».

Esta es la carta que Luis Suárez acaba de enviar a través de las redes sociales para disculparse tras su mordisco a Giorgio Chiellini la semana pasada. El uruguayo ha decidido presentar sus excusas tras esa acción por la que ha recibido una dura sanción. ¿Será su primer paso para ir al FC Barcelona?