Apenas queda un día para la gran final del Mundial que van a disputar Francia y Croacia en Moscú, y de la que saldrá el nuevo campeón del mundo. La gran estrella del combinado balcánico, Luka Modric, ha hablado sobre el partido en las horas previas, y ha sido cuestionado por las voces que piden el Balón de Oro para él.

«Lo he repetido: estoy muy concentrado en mi selección. El Balón de Oro es muy bonito, pero quiero que mi equipo gane el Mundial, lo otro no está bajo mi control. Los premios individuales no son una prioridad para mí. Lo mismo que nos dice siempre nuestro técnico Zlatko Dalic, disfrutar, y es lo que vamos a hacer en la final. Esa frase de Johan siempre ha sido una inspiración para mí antes de los partidos, he intentado ponerla en práctica con el balón en los pies», afirmó el centrocampista.