Los contactos entre el Málaga y Juan Ramón López Muñiz ya se han producido, trasladando el club malacitano su intención de contar con sus servicios para liderar al equipo en la segunda categoría con el objetivo de traerlo, como ya hiciera antaño, de vuelta a Primera División. Pero esta vez, tal y como recoge Diario Sur, la situación es muy diferente a aquella.

Para empezar, el técnico cuenta con un consabido renombre que antes no ocupaba y un caché por el que ha visto aumentados sus emolumentos, lo que ya ejerce de inconveniente para un precario Málaga. Además, estaría el principal problema para que llegar al banquillo; el plano deportivo. El preparador asturiano quiere tener papel peso en la confección de la plantilla, pudiendo modelar el equipo a su gusto y prescindir de piezas con las que no quiera contar, algo que dificulta el entendimiento entre ambas partes puesto que Al-Thani siempre ha metido mano en las operaciones. De momento, se han citado para una nueva toma de contacto en las que se realizarían los distintos tiras y aflojas de cara a una puesta en común.