Un gol a favor y once en contra que valen cinco derrotas consecutivas. Eso es todo cuando ha podido cosechar el Málaga de Míchel en las cinco primeras jornadas. La crisis actual del club deja al técnico en una situación muy complicada, como colista de LaLiga. Además, si se mira el calendario del Málaga, el panorama es desalentador, ya que le toca medirse al Athletic Club y al Sevilla, dos huesos difíciles de roer.

Ante esta situación, ya se habla de la destitución del técnico malaguista. En las ligas de Europa, y también en la española, ya se han comenzado a dar los primeros despidos tras algunos malos arranques de temporada de algunos equipos. Ante dicha posibilidad, Míchel asegura que «no temo nada. Sólo pienso en el partido ante el Athletic del sábado. La primera parte de hoy fue muy buena, pero nos vimos con tres goles en contra muy rápido. Los jugadores se sintieron desmoralizados con el 3-0. Sólo me compete recuperar la moral de mis jugadores porque es un castigo muy severo».