Un futbolista que apenas dispuso de oportunidades en el FC Barcelona es Malcom. Da la sensación que nunca llegó a ser del agrado de Ernesto Valverde, por lo que se ha visto obligado a coger la puerta de salida. El extremo afronta una nueva etapa en su carrera deportiva en las filas del Zenit de San Petersburgo, donde confía en recuperar las sensaciones perdidas y retomar la pasión por el deporte rey.

En unas declaraciones a Sport24, Malcom, de 22 años, ha dejado claro que no tiene ninguna intención de abandonar el proyecto ruso, pese a las insinuaciones racistas alrededor de su fichaje por el Zenit: «Quiero quedarme aquí en el Zenit, trabajar duro en mi contrato, escribir la historia. Lo que dicen en Brasil es una mentira. Estoy feliz de estar en el Zenit, es un paso importante para mí. Y, como dije antes, quiero hacer historia aquí».