Apenas un año después de que el FC Barcelona se adelantará prácticamente sobre la bocina a la Roma por su fichaje, el futuro del extremo brasileño Malcom está más fuera que dentro del conjunto de la ciudad condal. Llegado a la entidad blaugrana a cambio de 41 M€ desde el Girondins de Burdeos, el jugador no quiere vivir una temporada como la pasada y ayer se reunió con la directiva a fin de mostrarle su firme intención de cambiar de aires durante este verano.

Vinculado con un Arsenal que busca nuevas piezas para su ataque, el jugador ha sido tasado en nada menos que 60 M€, tal y como señala Catalunya Ràdio. Estas altas demandas han provocado que muchos de los interesados hayan descartado la posibilidad de fichar al canarinho, por lo que la única vía factible parece la de la cesión con opción de compra.