«¿Nadie en esta sala me va a pedir perdón? Eso es lo que realmente me pregunto. Me pareció leer que ya me despidieron. Y que mi colega (Ndr: se refiere a José Mourinho) ya está por aquí». Con estas palabras arrancó su última comparecencia pública el holandés Louis van Gaal.

Durante los últimos días, la prensa de las islas ha publicado multitud de informaciones en las que se asegura que sus horas al frente del Manchester United están contadas y el preparador ha reaccionado a ellas con su habitual ironía y con un más que evidente enfado. «¿Ustedes creen que me apetece ahora mismo hablar con vosotros? Estoy aquí sentado porque me obliga la Premier League. He mantenido reuniones con los jugadores, he celebrado la Navidad con una comida y siento el apoyo de todo el mundo en torno al Manchester. De todos excepto de la prensa. Imagino que ustedes pueden hablar sobre eso», espetó.