Marcelino García Toral, ha comparecido en rueda de prensa antes de su despedida final del Valencia. Durante la misma, no se ha callado nada, ha arremetido, principalmente, contra la directiva del club che: «Nunca me creí destituido. Cuando me dieron la noticia no daba credibilidad a la misma. El 19 de julio el propietario a la cara me dijo que había una confianza absoluta en nuestro trabajo. Después de esa afirmación, ¿cómo puedo pensar que me pueden destituir el 10 de septiembre?», confesó.

A continuación, habló sobre el logro de la Copa del Rey, algo que en el club consideraban secundario: «Durante la temporada recibimos mensajes directos y de otras personas que teníamos que rechazar la Copa. Lim me felicitó por la Champions, no por la Copa. La afición quería luchar la copa. Los jugadores también. Luchar por la copa y la convicción de ganarla. Nosotros, el cuerpo técnico queríamos luchar y ganar la copa. Ganarla fue el detonante de esta situación. Quién me lo iba a decir». Tras ello, terminó dudando de la situación del club: «No tengo respuesta para decir si el club está en buenas manos».