Tras el consumado descenso a Segunda División, el Rayo Vallecano tendrá que armar un bloque competitivo con la intención de regresar cuanto antes a LaLiga Santander. Una de las caras nuevas para la próxima campaña será Mario Hernández, criado en la cantera franjirroja, que tendrá que ganarse la confianza de Paco Jémez para hacerse un hueco en el esquema del cuadro madrileño.

Una vez que se ha confirmado la salida de Luis Advíncula, Mario tendrá la oportunidad de demostrar su talento en el Rayo después de haber cumplido su cesión durante este año en la UD Melilla, del Grupo IV de Segunda B. Pese a que la renovación de Tito está cada vez más cerca de hacerse oficial, tal y como informa Marca, el joven podrá competir por un puesto en el sistema del míster canario.