El futbolista argentino, convocado en la última llamada para la albiceleste realizada por Jorge Sampaoli, se ha mostrado feliz tras su pase a China, donde ha recuperado una de las cosas más importantes para él, su demarcación en el centro. «En el mediocampo es donde más disfruto, por eso me fui a China. Tenía una deuda pendiente conmigo mismo, en ese puesto pasé los mejores años de mi carrera, pero donde mas pleno me sentí era de volante, y quería volver a jugar en mi posición, quiero disfrutar de la posición en la que siempre he querido jugar», reconoció el jugador en unas declaraciones de las que se hace eco Marca.

«El cambio (desde el FC Barcelona) es decisión propia, no significó algo triste ni una decepción. Yo elegí irme del Barcelona porque creía que ya no podía ejercer el rol de años anteriores, no le encontraba sentido al no tener continuidad... Me podía haber quedado un año y medio más a cumplir el contrato y nadie me decía nada. Pero soy de las personas que piensa que las etapas las debe cerrar uno. Me encontré con la posibilidad de ir a China, una liga totalmente diferente a la europea, que me dio la oportunidad de poder jugar, de tener regularidad, de jugar en el medio, que es donde más me gusta, donde jugué desde mis comienzos», destacó el propio Javier Mascherano, que no dudó en la apuesta de su carrera ante la nueva etapa que se le presentaba.