A falta de 4 jornadas de Liga, Maxi Gómez tiene un ambicioso reto personal por delante para dejar huella en la historia del Celta de Vigo. Con 15 tantos a su espalda, el delantero uruguayo se coloca a tan solo uno de un miembro histórico del celtismo como es Catanha, quien en su temporada debut anotó 16 goles.

Así, y tal y como recopila Faro de Vigo, al futbolista le restan 360 minutos para superar al brasileño y situarse como el mejor debutante de cara a puerta en toda la historia del club, quien además cuenta con el hándicap de haber sufrido el cambio de continente y de nivel de competición, algo que en él ha repercutido con un gran rendimiento que le aúpa como un gran valor para el equipo celeste, por el que seguro que preguntarán numerosos clubes en verano.