Uno de los pocos damnificados de la llegada de Ole Gunnar Solskjaer al Manchester United, al que ha cambiado la dinámica en pocas semanas, es sin duda Marouane Fellaini. Porque el centrocampista belga ha pasado a tener un papel más residual del que tenía con el portugués.

Suma 21 encuentros esta temporada y ya se habla en diversos medios, de los que se hace eco Mundo Deportivo, de su posible salida. De manera que el centrocampista está en la agenda de Oporto y Guangzhou Evergrande, dos destinos opuestos pero dos clubes que le ofrecen minutos desde ahora.