Actualmente en el ojo del huracán en Turquía después de los últimos acontecimientos extradeportivos que ha protagonizado, Arda Turan corre un gran riesgo. Mientras se piden 12 años de cárcel por portar armas ilegales, asalto y agresión, su club, el Istanbul Basaksehir, también ha reaccionado.

A través de un comunicado oficial el cuadro otomano acaba de anunciar que se reserva el derecho de ejercer las disposiciones legales que figuran en el contrato del internacional turco. Por el momento se ha decidido multar al jugador con nada menos que 375.000 euros.