Carlo Ancelotti asumió la marcha de Marek Hamsik con absoluta normalidad. Aunque suponía decir adiós a uno de sus futbolistas más relevantes, el técnico aceptó sin mayor problema el deseo del eslovaco de iniciar una nueva aventura en el Dalian Yifang chino y solo se preocupó por buscar alternativas de juego que minimizasen el impacto provocado por su salida.

«Carlo Ancelotti sabía cuál era el deseo del centrocampista eslovaco y no se opuso a la despedida. Después de conocer sus intenciones, el técnico buscó soluciones alternativas de juego sin él», aseveró su agente, Juraj Venglos, en declaraciones a Radio CRC. El centrocampista, de 31 años, abandonó el cuadro celeste tras acumular nada menos que 408 partidos de Serie A (100 goles).