Durante una entrevista concedida a ESPN, en la que ha defendido su forma de jugar - «Mi estilo es el que hace que el seguidor vaya al estadio. Nadie va a ver patadas», aseveró-, el brasileño Neymar ha vuelto a poner sobre la mesa los motivos que le llevaron a abandonar la disciplina del FC Barcelona para enrolarse en las filas del París Saint-Germain.

«Me fui porque quise un nuevo desafío. El desafío de ganar y buscar algo nuevo. De encontrar nuevas dificultades. El Barcelona es un club que siempre me apasionó, y todavía hoy me apasiona. Hablo con mis compañeros, pero quise probar algo nuevo. Fue muy difícil tomar esa decisión. Hasta hubo momentos en los que dudé y dije ‘no me voy’. Estuve así unas dos semanas», reconoció.