El Celta de Vigo estaba trabajando para incorporar próximamente a sus filas a Lucas Boyé, argentino de 21 años del Torino. Este jugador ha disputado 13 encuentros con el cuadro granata esta temporada, y parecía que su salida de este club podría ser factible.

De acuerdo con Il Corriere de Torino, el equipo transalpino no quiere perderlo de vista pese a su regular rendimiento hasta la fecha. Por eso esta operación que parecía encaminada se ha visto finalmente frustrada.