Tras el papelón en una pasada Eurocopa donde se convirtió por méritos propios en uno de los peores conjuntos de la competición, y la posterior destitución de Leonid Slutsky, Rusia ya tiene nuevo entrenador con vistas a un Mundial 2018 del que será organizador y para el que evidentemente está clasificado.

Así, la Federación rusa ha confirmado la llegada al banquillo de Stanislav Cherchesov, ex guardameta que llega desde el Legia de Varsovia, con el que había ganado tanto la Liga como la Copa en Polonia.