Tras una temporada para olvidar en el Wigan en la que únicamente disputó dos encuentros de FA Cup y apenas uno de Copa de la Liga (gol incluido frente al Blackpool), el central madrileño de 27 años Antonio Amaya regresa a nuestro fútbol en calidad de cedido por parte del conjunto entrenado por Roberto Martínez.

Y su destino se encontrará en el Rayo Vallecano, conjunto en el que ha pasado la práctica totalidad de su carrera profesional y con el que disputó 140 encuentros (5 goles) antes de marcharse en dirección a la Premier League junto a su compañero Diamé.

De este modo, el central –que antes de desembarcar en Vallecas recibió el interés de conjuntos de Primera como Real Zaragoza o Real Mallorca- se incorpora a la disciplina del equipo que ahora dirige José Ramón Sandoval, por lo que la continuidad de algunas de las piezas de la zaga (Salva, Pelegrín y Cuadrado) está en entredicho.