Cinco meses después de ser destituido por el Celta de Vigo, el técnico argentino Antonio Mohamed vuelve a quedarse en el paro. El preparador, que desde diciembre dirigía a Huracán, decidió anoche poner fin a su relación con el cuadro argentino tras acumular una nueva derrota ante Emelec que deja al Globo sin opciones de pelear ya por la Copa Libertadores.

«Doy un paso al costado. Le pido disculpas al presidente y a la gente. Otra vez me salió todo mal en mi club (...) Siento que hicimos un daño porque no pudimos conseguir ningún objetivo. Los jugadores dejaron todo», aseguró el entrenador en la rueda de prensa posterior al choque.