Tan solo 5 meses y 4 días ha sido el periodo en el que el técnico holandés ha ocupado el cargo de seleccionador de Australia. Si su llegada, en detrimento de Ange Postecoglou, se producía para dar un empujón a un bloque que ofrecía dudas de cara a la cita, el paso de Bert Van Marwijk, quien solo ha cosechado un punto en la frase de grupos del Mundial de Rusia, habría resultado lo suficientemente decepcionante para terminar de manera inmediata con el contrato del entrenador.

«Nos gustaría agradecer a Bert van Marwijk sus servicios y le deseamos todo lo mejor para sus futuros encargos».