Rubén Blanco es un portero de 22 años que la temporada pasada jugó 22 encuentros con el Celta de Vigo, siendo por tanto pieza importante del cuadro celeste en el último curso.

Por eso ahora la escuadra gallega ha renovado su contrato hasta 2023, de manera que seguirá este guardameta vinculado al conjunto de Balaídos durante cinco temporadas más.