Kiko Olivas ha dejado de ser jugador del Girona tras rescindir su contrato con el conjunto catalán. Así lo ha anunciado el equipo gerundense a través de sus redes sociales, agradeciendo al futbolista los servicios prestados.

El defensa ha participado a lo largo de dos temporadas en el Girona en un total de 63 partidos y ha anotado 6 goles para los suyos. Tras rescindir su contrato es agente libre y queda por determinar cuál será su futuro club.