Dos victorias y ocho derrotas en los diez primeros compromisos de la temporada. Ése es el pésimo bagaje que ha condenado al Lorient al último puesto de la Ligue 1 y que ha terminado por costarle el cargo a su técnico, el galo Sylvain Ripoll.

La directiva del conjunto galo tomó la decisión de prescindir de los servicios de su entrenador horas después de ver como los suyos caían por 1-0 ante el Dijon y se quedaban ya a cuatro puntos de la salvación.