Aunque se encuentra ubicado en una más que cómoda novena plaza de la tabla clasificatoria, el Mirandés acaba de cerrar su primer refuerzo invernal. Se trata del zaguero José Antonio Espín, futbolista que hasta ahora militaba en el Larissa griego.

Capacitado para jugar como central o lateral diestro, el experimentado defensa (29 años) presenta un ya extenso currículum en el que figuran clubes como Orihuela, Ciudad de Murcia, Real Jaén, Eibar o Guadalajara. Firma hasta final de temporada.