Todas las escuadras aprovechan este periodo de otoño para ir renovando los contratos de aquellos jugadores que sus dirigentes y técnicos quieren que sigan formando parte del proyecto, como acaba de hacer el Tottenham.

Esta vez en los spurs le ha tocado el turno a Cameron Carter-Vickers, un estadounidense de 18 años que ve cómo su vínculo se estira hasta 2019 con el conjunto londinense.