La constante guerra entre Tebas (presidente de la Liga) y Rubiales (presidente de la RFEF), ha terminado con el juez fallando a favor del segundo con motivo al partido entre el Villarreal - Atlético de Madrid que se pretendía disputar en Miami. No habrá partido en Miami. El juez ha dado la razón a la RFEF y ha impuesto a la Liga que pague los costes del juicio.

Según la Cadena SER, el letrado, Tomás González Cueto, relató durante el juicio que «la petición de LaLiga era un simple relato que explicaba las bondades del acuerdo con EE.UU. y desde la RFEF se entendía que era indispensable tener claro quién era el organizador del partido, que podría ser una entidad que nada tiene ver con la normativa federativa».

Los estatutos dicen que el Villarreal tendría que ser el organizador del partido pero si este se jugase en Miami, efectivamente, hubiese sido la empresa americana Relevent la encargada de la gestión. Por lo tanto, el choque se vivirá en La Cerámica. Así termina una disputa en la que incluso el Real Madrid dio a conocer su negativa.