Punto y final a la etapa de Tony Pulis en el West Bromwich Albion. Tras un inicio prometedor con dos victorias que hacían entrever un equipo que cerraba líneas y se valía de una jugada para marcar la diferencia, los baggies se estancaron y la racha de malos resultados, sin conocer la victoria en Premier League desde el 19 de agosto, ha puesto fin a su trayectoria al frente del equipo.

De esta forma, cae un nuevo banquillo en la competición inglesa, el 6º esta temporada. El asistente Gary Megson se hará cargo del equipo hasta que se anuncie la incorporación de un nuevo entrenador. Pulis se despide así del club al que entrenaba desde enero de 2015.