Ya se ha hablado en otras ocasiones de él, y parece que por fin Keisuke Honda acaba de encontrar nuevo equipo. En este caso el japonés de 33 años acaba de enrolarse en las filas del Vitesse holandés, equipo al que ahora llega para fortalecer su centro del campo de cara a la nueva temporada.

El futbolista nipón encuentra de esta manera acomodo en Europa después de haber defendido los colores de importantes clubes como el AC Milan.