Dos viejos conocidos del fútbol español, el catalán Jordi Gómez (30 años) y el venezolano Fernando Amorebieta (30), aprovecharon las últimas horas del mercado de invierno para dar un nuevo giro a su carrera profesional.

Y es que, mientras el primero de ellos tomaba la decisión de abandonar el Sunderland (apenas 6 partidos este curso) para jugar cedido en el Blackburn Rovers hasta el término del curso, el segundo ponía fin a su préstamo en el Middlesbrough (21 encuentros, 1 gol) para regresar al club que aún posee sus derechos, el Fulham.