Veinte años después de ascender a la primera plantilla del Tottenham y de dar el pistoletazo de salida a su carrera profesional, el espigado delantero inglés Peter Crouch ha decidido colgar las botas.

El punta, de 38 años, ha defendido las elásticas de conjuntos tan dispares como Aston Villa, Liverpool, Portsmouth o Stoke City y ha acumulado 42 partidos (22 goles) con la Selección de Inglaterra absoluta. Durante la última temporada, el ariete defendió los colores del Burnley (apenas disputó 6 choques).