El nuevo título logrado ayer deja un sabor agridulce en el Manchester City. El motivo no es otro que la confirmación oficial de la salida de una auténtica leyenda del conjunto citizen. Concretamente, se trata del central belga Vincent Kompany, que dice adiós al club después de once temporadas defendiendo sus colores.

El jugador, tal y como ha reconocido el presidente Khaldoon Al Mubarak, ha sido muy importante en la historia reciente del club, pues «ha habido un sinfín de aportaciones importantes al renacimiento del Manchester City, sin embargo ninguna de ellas ha sido tan importante como la realizada por Vincent Kompany».