Puede que Adrián López se arrepienta de haber recalado en la Liga Sagres. Tras ver que no iba a disfrutar de minutos en el Atlético de Madrid, se marchó al Oporto en busca de las oportunidades que no tenía en el Vicente Calderón. Un año después de su llegada a Portugal, el balance de su temporada es desolador: sólo ha disfrutado de 455 minutos y suma un único gol.

El delantero español no ha justificado los 11 M€ que los dragones pagaron a su exequipo, si bien es cierto que su rendimiento se ha visto lastrado por sus constantes problemas físicos. Desde O Jogo apuntan a que el Oporto no cierra las puertas a la salida del atacante de 27 años y su futuro, aunque no se cita equipos concretos, apunta a una vuelta a la Liga BBVA.