El notable rendimiento del veterano Walter Pandiani y la llegada del renacido Carlos Aranda ha limitado el protagonismo de Dady. El delantero de Cabo Verde aterrizó hace 2 campañas en el Reyno de Navarra y, tras un prometedor estreno (7 goles en 30 partidos), su papel dentro del equipo ha ido decreciendo hasta convertirse casi en irrelevante (3 en 14 el pasado curso).

Por ese motivo, no sería extraño que el ariete acabase abandonando la entidad navarra antes de que finalice el mercado estival. De hecho, según indica el diario francés Dernieres Nouvelles D’Alsace, el poderoso atacante (190 cms., 84 kgs.) figura en la lista de objetivos del Estrasburgo, conjunto que milita en la segunda división francesa.