El técnico canario ha consumado el descenso de la UD Las Palmas este fin de semana tras caer goleado frente al Deportivo Alavés en su feudo. La crispación de la grada se cebó tanto con su equipo como con él mismo tras el despropósito representado durante toda la temporada, en una línea continuista que no varió desde que este ocupó el cargo en el mes de diciembre y que no representó ningún ápice de cambio a pesar de haber contado con el mercado invernal para tratar alguna forma de voltear la situación.

La filosofía atrevida que tanto gusta a Xavi Hernández, habiéndose declarado públicamente un defensor del la propuesta futbolística de Paco Jémez, quien aboga por un bloque fundamentado en la buena salida y manejo de balón y en el fútbol de ataque, no se ha visto respaldada en la mayor parte de sus tramos por el buen hacer defensivo que esta parte necesita. De ahí que la lectura de sus últimas gestiones en el banquillo se hayan traducido en el mismo desenlace; un fracaso estrepitoso.

Con el conjunto de Gran Canaria, ya son tres equipos en tres temporadas en los que ha participado Jémez para sumar hacia la pérdida de categoría. En la 15/16, el entrenador ya rubricó el descenso del Rayo Vallecano y para la 16/17 inauguró el camino del Granada con tan solo 2 puntos en 6 encuentros, siendo cesado entonces. Esta vez fue el turno para la UD Las Palmas, donde tras 17 encuentros disputados en LaLiga, solo ha sumado 2 triunfos en su cuenta particular. Su llamada se ha convertido en una auténtica atracción de terror que ya se ha cobrado tres víctimas.