Uno de los porteros que han sonado para reforzar al FC Barcelona este mismo verano ante la esperada salida de Jasper Cillessen es Pau López. El guardameta de 24 años defiende los colores del Real Betis, equipo para el que ha participado en 34 partidos. Y en las últimas horas ha salido al paso de los rumores sobre su futuro.

«Estoy muy feliz y muy contento en el Betis. Firmé cinco años. La gente se ha portado muy bien conmigo desde que llegué y he tenido una temporada en la que he jugado mucho, también en la Europa League, la selección… Cuando vi y leí que mi padre estuvo aquí, me reí mucho, ni mi padre estuvo en Sevilla ni es mi representante ni nada. Lo quiero mucho, eso sí», ha indicado en declaraciones a Radio Marca.