El que fuera Balón de Oro de 2003, y una de las leyendas de la Juventus de Turín en su historia reciente, Pavel Nedved, ha descolgado las botas. Aunque lo hará solamente para jugar un encuentro con el equipo de su tierra.

El FK Skalna es este equipo con el que ha firmado un contrato simbólico el jugador checo, una escuadra en la que además juega ocasionalmente su hijo.