El FC Barcelona tuvo un decepcionante final de mercado no pudiendo fichar a Philippe Coutinho y tampoco a otros jugadores como Ángel Di María. Aunque ahora acabamos de saber que el conjunto azulgrana también intentó hacerse con otro futbolista el 1 de septiembre, si bien era un objetivo imposible.

Se trata de Saúl Ñíguez, uno de los pilares del Atlético de Madrid, que renovaba el pasado verano con una cláusula de rescisión de 150 M€. En el club colchonero se temieron que los catalanes podrían pagar esa cifra en la recta final del mercado, pero no fue así finalmente.