Durante su última rueda de prensa, el técnico argentino Antonio Mohamed ha detallado los motivos que le llevaron a decantarse por la oferta que le presentó el Celta de Vigo. El preparador ha reconocido que ha antepuesto los intereses profesionales a los económicos.

«Cuando me propusieron venir a Europa lo primero que elegí fue que me conocieran y no venir como descarte. Mi sueño era estar aquí. Cuando me reuní con los directivos del Celta yo tenía contrato con Monterrey y aquí firmé por la mitad de lo que ganaba allá. Eso no implica nada porque yo he venido por el reto deportivo. Si uno triunfa aquí deportivamente, en Europa no hay techo. En Sudamérica ya había alcanzado el mío. Quería otro desafío en la parte deportiva. Quería conocer todo: periodistas, jugadores, manera de vivir, de jugar, gente que trabaja en el club… Por mi cabeza pasaba venir a otro mundo. Estoy conociendo a todos, también a la liga y a los árbitros. Me estoy empapando de todo. Soy una persona bastante frontal, no oculto casi nada salvo el once para mañana. Esto para mí puede ser un trampolín o un tobogán. Si triunfamos en el Celta tendremos muchos lugares para crecer y si no nos va bien volveremos a dónde venimos», argumentó.