La primera edición de la Liga de las Naciones de la UEFA se ha saldado con la coronación de Portugal, que se ha impuesto por la mínima (1-0) a Holanda. El tanto de Gonçalo Guedes ha hecho justicia, especialmente por lo que se vio en la primera mitad, donde los locales fueron muy superiores.

Conviene precisar que la gran final se ha disputado en el Estadio do Dragão, feudo del Oporto, que ha visto cómo la vigente campeona de la Eurocopa se ha alzado con un nuevo entorchado en el Viejo Continente. Por su parte, los jóvenes pupilos (en su gran mayoría) de Ronald Koeman se quedan con la miel en los labios, después de haber hecho todo lo posible para devolver la paridad al luminoso.