Dentro de justo una semana, la directiva del París Saint-Germain se verá las caras con Adrien Rabiot y su madre y agente, Veronique Rabiot, para buscar una solución definitiva al conflicto que mantienen desde hace ya varios meses y que ha derivado en la suspensión temporal del futbolista por negarse a renovar su contrato.

Según recoge el diario As, es muy factible que, para evitar mayores problemas y esquivar acciones judiciales, ambas partes acuerden la ruptura inmediata del contrato que les vincula hasta el próximo 30 junio. Tras alcanzar su completa libertad, ya solo quedará por ver en qué equipo milita el jugador el curso que viene.