Se dejaba ver Neymar el pasado martes por la Caja Mágica de Madrid para asistir a la eliminatoria de la Copa Davis entre España y Rusia. El brasileño asistía al encuentro de Rafa Nadal, donde estuvo acompañado en parte del mismo por Gerard Piqué, a la sazón organizador de este torneo que está en boca de todos.

Y su entrenador en el PSG, Thomas Tuchel, ha mostrado su malestar en rueda de prensa. «¿Qué puedo hacer?, No soy su padre, no soy la policía, solo soy el entrenador. Él lo hizo bien ayer, después del vuelo. Como entrenador, ¿me gusta? No, obviamente no. ¿Pero tengo que perder mi cabeza por esto? No lo creo. Se entrenó bien. Ha sido muy profesional en las dos últimas semanas, ha trabajado más que el resto de jugadores. Ha entrenado con el grupo, ha entrenado individualmente. Si todas las cosas van bien, ahora, puede jugar mañana. Luego decidiremos mañana por la mañana si es titular o entra desde el banquillo», explicó el alemán.