Continúan las tensiones entre Neymar y Cavani que afectan a todo el PSG. Desde el vestuario hasta al cuerpo técnico y a la cúpula de directivos del club. El último episodio vivido sobre este tema no ha hecho más que acrecentar la crispación.

Y es que el presidente, Nasser Al-Khelaifi, decidió resolver el problema por medio del dinero. Ofreció a Edinson Cavani 1 M€ por renunciar a tirar los penaltis, lo cual rechazó el uruguayo, que tras 4 años trabajando para los parisinos cree haberse ganado ese derecho, según indica El País. Neymar se enteró de lo ocurrido y tampoco tuvo una buena reacción, hasta el punto de quedarse fuera de la lista contra el Montpellier, tras prácticamente no haber entrenado en una semana -se fue de fiesta a Londres y volvió el pasado miércoles, alegando dolores en el pie-. Ambos delanteros están cada vez más distanciados.