El Paris Saint-Germain ha vivido un verano de locos con la situación de Neymar (27 años). Después de haber sido perseguido por FC Barcelona y Real Madrid, todo quedó en calma una vez echó el cierre el mercado de verano. Ahora se busca extender el contrato al jugador brasileño, quien es fundamental en la plantilla del conjunto parisino.

Según L’Equipe, el jugador está vinculado al club hasta 2022 y, en estos momentos, las negociaciones están paralizadas. Aunque de momento están totalmente paradas, no se descarta que en meses puedan retomarse los contactos. La prioridad del PSG, en estos momentos, es blindar a Kylian Mbappé.