«Mi hijo es un prisionero en el PSG. Es un rehén. Lo único que ha pedido es cumplir su contrato y que se respete. Le sancionan por no viajar a Catar cuando su abuela murió y su padre estaba moribundo. Es un rehén». Así de clara y contundente se ha mostrado en las últimas horas Veronique Rabiot, madre y agente de Adrien Rabiot, durante una conversación con L’Equipe.

La representante ha criticado duramente la actitud del París Saint-Germain de no querer dejarle jugar por negarse a renovar su contrato y ha denunciado un trato de favor hacia uno de sus compañeros, el brasileño Neymar. «En el PSG se sanciona a jugadores que llegan seis minutos tarde a una charla de un partido y otros, estando lesionados, se les permite viajar por el mundo e ir a los carnavales», espetó.