Radja Nainggolan se quedó fuera de la lista de Bélgica para el Mundial, pese a haber sido pieza clave en la Roma semifinalista de la Liga de Campeones, antes de fichar por el Inter de Milán. Y a tenor de sus últimas palabras, las cuales recoge ESPN, parece que no perdona ni olvida a Roberto Martínez.

«Las excusas que me dio fueron patéticas. Me decepcionó haber sido rechazado. Nunca pedí jugar, solo merecía estar en lugar de otros. Nunca volveré al equipo nacional. Incluso si cambiaran al seleccionador y pusieran otro entrenador diría ’no’. Ya solo existe el Inter para mí y cada vez que hay un parón de selecciones, tengo cuatro o cinco días de descanso y estoy feliz de poder concentrarme en mi equipo», afirmó el centrocampista.