Han pasado ya dos años desde que Rafa Benítez fue cesado en el Real Madrid, meses antes de tomar las riendas del Newcastle y de que Zinedine Zidane ganara la Liga de Campeones. Ahora en una entrevista a France Football el técnico se ha referido a esa salida.

«El problema del Real Madrid es que diga lo que diga mis palabras serán deformadas para crear polémicas inútiles. Lo que puedo decir es que en todos los equipos que estuve los dejé muy bien entrenados y preparados. Cuando un entrenador es cesado antes de poder desarrollar todo su proyecto, es porque el presidente no quiere seguir ese proyecto, pero cuando el sucesor lo retoma con los mismos principios, entonces el presidente lo aprueba. Entonces sabe que el trabajo era bueno ero ha cedido a presiones exteriores», afirmó el técnico madrileño.